inter sw / noticias / la primera vez de paula /
NOTICIAS SWINGER
19 de febrero del 2019

La primera vez de Paula

Paula era una chica muy liberal en cuestión sexual, no tenía que esconder nada, y siempre había querido probar cosas nuevas, pero sus parejas nunca pensaban de la misma manera. Un día decidió experimentar esas cosas que tanto había deseado junto a un amigo que también quería, y decidieron ir a Interspa. Nunca olvidaran esa experiencia única. Conoce más en la siguiente nota.



Hoy te vamos a contar la historia de Paula y su primera vez visitando nuestro bar swinger en Bogotá... ¿te interesa saber más? Entonces no dejes de leer...

 

La primera vez de Paula en este mundo liberal

 

Cuando visité un club sw por primera vez tenía 26 años y a pesar de haber sido criada dentro de una familia muy conservadora siempre me ha causado morbo muchos aspectos de la sexualidad; incluso con un par de novios llegué a expresarme completamente contándoles mis gustos y sobre ser un poco más “liberal” en nuestra relación. Muchos de ellos no lo tomaron bien comparando con otras personas con las que habían salido.

 

A pesar de tener la confianza con la mayoría de mis parejas para satisfacer varias de mis fantasías sexuales –y también las de ellos–, ninguno nunca pudo cumplir la mayor, la de asistir un bar swinger en Bogotá.

 

Fue solo en un momento de mi soltería en la que junto con un amigo me tomé la libertad de explicarle qué es el swinger; según sus respuestas en ese momento parecía muy interesado en el tema. No nos quedó duda que debíamos probar un par de veces como nos iba en la intimidad –para sentir mayor confianza–; luego también se sumaron un par de experiencias previas por internet y fue luego cuando nos animamos a visitar Interspa.

 

Nunca imagine que mi primera vez en este lugar sería con él.

 

Las puertas del encanto

 

Nos paramos frentes a esas grandes e intimidantes puertas. Por fuera me veía rígida y un poco tensa, pero por dentro moría de ganas de vivir esa experiencia de estar por primera vez en un bar swinger en Bogotá. Mi amigo si se sentía un poco más confiado por el exterior, creo que la adrenalina era lo que nos controlaba en ese momento.

 

Una vez entramos tomamos un par de copas, esos tragos que puedes conocer como los que sirven para romper el hielo. Nos reímos y hablamos un rato a pesar de todos los nervios rondaban; además, en mi opinión, muchos podían notar como éramos unos inexpertos en el tema.

 

Al menos unos treinta minutos pasaron cuando se acercó un hombre, venía acompañado con su esposa –supongo por su edad, no quise preguntar tantos detalles–. Hablamos un momento, nos contó sobre su experiencia en Interspa y cada vez me sentía más cómoda. A pesar de eso, no queríamos nada con ellos; no llamó mi atención físicamente y supieron respetar. Una de las ventajas de estar en un bar swinger.

 

El momento de la verdad

 

Tan solo tuvimos que estar en el bar sw aproximadamente una hora para darnos cuenta como había una pareja a lo lejos que no dejaba de mirarnos, tener esa picardía me calentó cada vez más hasta que no pudimos evitar ir a sentarnos con ellos, pedir unos tragos más y comenzar a hablar de sus experiencias, fantasías y lo que estaban buscando para esa noche, exactamente lo mismo que nosotros fue la sorpresa.

 

Una cosa llevó a la otra, un roce hizo que la tensión desapareciera por completo; la mujer que no conocíamos puso una mano en la pierna de mi amigo y fue cuando él tomo la iniciativa de besarla.

 

Su pareja, el hombre, no lo asombró esa reacción. Su mirada parecía indicar que se había excitado de ver esa escena y fue cuando nosotros también comenzamos a besarnos, me susurró al oído que “deseaba hacérmelo ahí”... Sí, ahí, frente a todos. No podía creer que mi fantasía se estaba haciendo realidad. El intercambio de parejas era justo como me lo había imaginado siempre.

 

Un final inesperado

 

Ya se estaba haciendo tarde, queríamos ir a una habitación los cuatro así que no dudamos un segundo en hacerlo. Era esa noche, mi noche, en la que la fantasía ya era prácticamente una realidad.

 

Pude disfrutar como mi amigo estaba con la mujer de otro, también como se excitaba cada vez más mi pareja al ver como lo hacíamos. Las sensaciones, la experiencia, la seguridad, el ambiente, la música, todo era perfecto en ese momento. Uno de mis mayores miedos era tener una experiencia que no fuera de mi agrado, pero todo eso quedó derrumbado en Interspa.

 

¿Que si lo volvería a hacer? Sí, definitivamente disfruté de esta experiencia al máximo. No tengo necesariamente que volver en pareja porque también puedo hacerlo sola, disfrutar y si lo deseo, unirme a otra pareja que también quiera estar conmigo. ¡Visitar Interspa ha sido mi mejor decisión!



¡Contáctanos!
Comparte esta nota


OTRAS NOTICIAS SWINGER



CONTACTO


ENVIAR

Ver como llegar aquí

img-flecha

Carrera 18 No 78-50
Bogotá Colombia
TEL. 794 94 74 - 311 207 64 64


Paula era una chica que siempre quiso probar experiencias sexuales nuevas, pero sus parejas no les hacían mucho gusto, pero un día conoció Interspa y todo cambio.

Todos los derechos reservados ©Inter sw . Posicionamiento seo y desarrollo de página web por PAXZU - Políticas - Mapa del sitio